domingo, 22 de enero de 2017

¿El 23 de Enero y después cuando?

La tragedia que delincuentes le han impuesto a Venezuela  y a los venezolanos no debe tener horario ni fecha en el calendario  como reza una hermosa canción de Simón Díaz, para que luchemos unidos de manera sostenida y librarnos de ella.

Que es lo que no ha entendido o no ha querido entender la dirigencia política opositora que a pesar de contar con una contundente mayoría en el Hemiciclo y en las calles de Venezuela ha permitido que la dictadura se baje la bragueta y orine sobre la voluntad de los venezolanos.

Cuando se lucha contra una dictadura asesina y hambreadora las buenas intenciones no bastan. Nada de lo que han hecho los miembros de la MUD ha logrado s tener efecto, mientras que todo lo que han pedido a la mayoría de los venezolanos les ha sido dado, han llenado las calles del país a pesar del horario matutino impuesto.

Mientras la dirigencia política opositora espera por una fecha emblemática o conveniente para hacer ver la tragedia y la impotencia que vive el pueblo, la dictadura trabaja día a día en su intención de mantenerse en el poder y la minoría que tiene en la Asamblea Nacional hace su trabajo de manera efectiva.

No hay mayor desgracia para la confianza de una sociedad que la de una mayoría política que se comporta de manera inepta y sin iniciativa. Las decisiones en la guarida en la que convirtieron al TSJ son cada vez más descabelladas  e inconstitucionales y la mayor resistencia que encuentras esas decisiones  es la de una sumisa voz que dice “el TSJ volvió a violar la Constitución Nacional”.

Mientras los miembros de la dictadura pusieron toda la carne en el asador para mantenerse en el poder que los protege de los delitos de narcotráfico, saqueos, robos y violación de los derechos humanos en los que están incursos,  la clase política opositora juega dentro de reglas democráticas con delincuentes confesos y además se pregunta como se implementa el articulo 350 de la Constitución Nacional.

Los políticos actuales parecieran vivir en los años 70 en los que el slogan era Paz y Amor, extrañamente no han entendido que con dictadores y con delincuentes no se negocia ni se dialoga, se les conmina a cumplir las exigencias del pueblo que es quien realmente posee el poder en un país, y eso se logra organizándolo y no creándole falsas expectativas.

La dictadura ha sido firma y constante en su decisión de humillar a los venezolanos, debe entonces, “el pueblo unido y en la calle” ser firme y constante en su decisión de rescatar la libertad porque es el único que tiene la capacidad de expulsar del poder a los malandros que lo secuestraron.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com 

¿El 23 de Enero y después cuando?

La tragedia que delincuentes le han impuesto a Venezuela  y a los venezolanos no debe tener horario ni fecha en el calendario  como reza una hermosa canción de Simón Díaz, para que luchemos unidos de manera sostenida y librarnos de ella.

Que es lo que no ha entendido o no ha querido entender la dirigencia política opositora que a pesar de contar con una contundente mayoría en el Hemiciclo y en las calles de Venezuela ha permitido que la dictadura se baje la bragueta y orine sobre la voluntad de los venezolanos.

Cuando se lucha contra una dictadura asesina y hambreadora las buenas intenciones no bastan. Nada de lo que han hecho los miembros de la MUD ha logrado s tener efecto, mientras que todo lo que han pedido a la mayoría de los venezolanos les ha sido dado, han llenado las calles del país a pesar del horario matutino impuesto.

Mientras la dirigencia política opositora espera por una fecha emblemática o conveniente para hacer ver la tragedia y la impotencia que vive el pueblo, la dictadura trabaja día a día en su intención de mantenerse en el poder y la minoría que tiene en la Asamblea Nacional hace su trabajo de manera efectiva.

No hay mayor desgracia para la confianza de una sociedad que la de una mayoría política que se comporta de manera inepta y sin iniciativa. Las decisiones en la guarida en la que convirtieron al TSJ son cada vez más descabelladas  e inconstitucionales y la mayor resistencia que encuentras esas decisiones  es la de una sumisa voz que dice “el TSJ volvió a violar la Constitución Nacional”.

Mientras los miembros de la dictadura pusieron toda la carne en el asador para mantenerse en el poder que los protege de los delitos de narcotráfico, saqueos, robos y violación de los derechos humanos en los que están incursos,  la clase política opositora juega dentro de reglas democráticas con delincuentes confesos y además se pregunta como se implementa el articulo 350 de la Constitución Nacional.

Los políticos actuales parecieran vivir en los años 70 en los que el slogan era Paz y Amor, extrañamente no han entendido que con dictadores y con delincuentes no se negocia ni se dialoga, se les conmina a cumplir las exigencias del pueblo que es quien realmente posee el poder en un país, y eso se logra organizándolo y no creándole falsas expectativas.

La dictadura ha sido firma y constante en su decisión de humillar a los venezolanos, debe entonces, “el pueblo unido y en la calle” ser firme y constante en su decisión de rescatar la libertad porque es el único que tiene la capacidad de expulsar del poder a los malandros que lo secuestraron.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com 

domingo, 15 de enero de 2017

Nicolás Maduro Ex presidente

Lo que está impregnado de ilegalidad no tiene otra opción para sobrevivir que  disfrazar las acciones que ejecuta con mentiras y con el uso arbitrario del poder, a Venezuela la convirtieron es un estado forajido quienes  desde hace más de una década actúan usando la Constitución Nacional y el ordenamiento jurídico del país como traje a la medida de sus ambiciones políticas, partidistas y personales.

El poder en Venezuela está secuestrado por una banda de delincuentes en la que conviven ladrones, narcotraficantes y terroristas para quienes los únicos derechos que existen son los propios, los demás no tienen derechos y lo que pueda ocurrir, con quienes piensen diferente a su fracasado proyecto o estén fuera de su vicioso circulo es catalogado como daño colateral.

En el reciente documento emitido por la Conferencia Episcopal Venezolana, los Arzobispos y obispos son claros en las acciones que como pueblo debemos tomar, en el documento se lee, “…no se puede ser portadores de luz y esperanza en un panorama de oscuridad y muerte…,  la tarea nos compete a todos cada cual desde su posición…, “FRENTE AL MAL NADIE PUEDE PERMANECER COMO SIMPLE ESPECTADOR”.

Las expresiones de la iglesia venezolana no se prestan para dudas, citando nuevamente el documento “…la actual realidad venezolana es extremadamente critica…, Una gran oscuridad cubre nuestro país, estamos viendo situaciones dramáticas… Solo en regímenes totalitarios se desconoce la autonomía de los poderes públicos y se impide la libre manifestación de la ciudadanía… Seamos protagonistas del presente y del futuro de nuestro querido país, es necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras  que motiven  a esperar contra toda esperanza, para construir una convivencia libre, justa y fraterna; es tarea que nos compete a todos.”

En Venezuela se libra una lucha  por  la sobrevivencia entre una camarilla que apuesta por la inmoralidad, el irrespeto y la corrupción y una contundente mayoría que exige derechos, decencia, respeto y honestidad. Este enfrentamiento lleva a la iglesia venezolana a enviar un mensaje al humillado pueblo venezolano, “…es urgente emprender entre todos acciones que conlleven a la superación de la crisis del país…”

En el rompecabezas en el que las marionetas de la Habana convirtieron a Venezuela Nicolás Maduro ya no es Presidente, el Vicepresidente es un narcotraficante que tiene nexos con el terrorismo, las autoridades regionales, municipales y algunos jueces del TSJ están excedidos en el tiempo de sus funciones y  en medio de ésta terrible tragedia hay un pueblo que está muriendo por falta de medicinas y se alimenta de lo que encuentra en las bolsas de basura.

No hay tiempo que perder, la espera solo pondrá más peso al calvario que vive el pueblo venezolano y enlutara más hogares, que prevalezca la dictadura y sus verdugos dependerá de las acciones que tome una minoría, que se rescate la libertad y la democracia dependerá de la decisión que tome una contundente mayoría.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com

sábado, 5 de noviembre de 2016

Palo, palo y palo


Nadie puede decir después de transcurridos diecisiete años de humillación e irrespeto que el pueblo venezolano es un pueblo cobarde o que merece la podredumbre de gobierno que hoy lo dirige, debió transcurrir más de una década para que nos diéramos cuenta de lo que había ocurrido ya hacia algunos años, que la pirámide se había invertido, que quienes desean vivir en libertad son mayoría.

La democracia además de lo que representa como sistema político, es para las sociedades una necesidad, una responsabilidad que no tiene fecha de caducidad así pequeños grupos de sátrapas se empeñen en usarla como paraban para disfrazar una dictadura.

Para las dictaduras el poder es como la carroña para las aves de rapiña pelearan con garras y picotazos para no soltarla porque de ella se alimentan, en el caso de los dictadores el poder lo usan para delinquir y negociar, no es una opción soltarlo, por eso maniobran, engañan y manipulan cualquier acción que conduzca al sistema que destruyen.

El dialogo en el que es mediador de buena fe el Vaticano, ha sido una ruleta rusa que dio unas bocanadas de oxigeno a la dictadura de Nicolás Maduro, los títeres de los Castro en Venezuela jamás transitaran la vía democrática, no se va al campo a perder una batalla y menos cuando la correlación de fuerza es diez a tres, donde ese tres pinta rojo no por ser el enemigo, la dictadura sabe que en el camino por el rescate de la democracia perderá todo a lo que se enfrente, por eso no habrá Referendo Revocatorio.

Sin  embargo la terrible situación que viven los venezolanos no aguanta más, ni las pretensiones de Nicolás Maduro de continuar en el poder, ni el “poner la otra mejilla” por parte de quienes tienen que alimentarse de los desperdicios de comida que encuentran en bolsas de basura para no morir de hambre y de quienes a diario ven morir a sus hijos y a otros seres queridos porque no encuentran medicinas.

El noble pueblo de Venezuela lleva diecisiete años llevando palo, palo y palo, ha cumplido contra viento y marea cuando le han llamado a llenar las calles, ha sido paciente, ha confiado, se ha sacrificado, el venidero once de Noviembre la dictadura debería “cumplir” lo acordado en las mesas de dialogo, de no hacerlo quedara en evidencia dos cosas, la condición totalitarista del régimen  o la condición democrática de la oposición, desde ese momento cualquier acción para restituir la democracia en Venezuela estará justificada.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com    

domingo, 23 de octubre de 2016

La dictadura les toco la puerta


El nuevo zarpazo que  mediante medidas precautelativas de cinco tribunales penales regionales le dieran a la democracia en Venezuela al paralizar el proceso para activar el Referéndum Revocatorio, decisión que el Consejo Nacional Electoral (CNE) en “apego  al marco constitucional” acató, es un paso más de la dictadura que termino de quitarse la mascara que los “lideres” políticos de la oposición se empeñaban en no ver.

Esta decisión evidencia que la salida a la crisis que vive el país no es electoral, las dictaduras no se miden democráticamente porque  el desprecio y el odio que muestran por el pueblo que humillan y  dejan morir de mengua para favorecer a su anillo más intimo hace que pierdan su apoyo y su respeto.

La dictadura no ha sido la única que ha pisoteado a los venezolanos, lo ha permitido la falta de un liderazgo homogéneo y contundente, que con acciones lentas e ingenuas a pesar de tener una mayoría de ciudadanos respaldándolos han permitido  que una banda de malhechores  destruya la vida de los venezolanos y el futuro del país.

Diosdado Cabello en una alocución nacional expresó “no nos vamos a dejar tumbar” pero resulta que la dictadura esta caída, esta sostenida por el minúsculo apoyo de una cúpula militar corrupta y la falta de acciones contundentes por parte de quienes recibieron el 6D un mandato popular  y no han logrado estar a la altura del momento histórico que demanda el país.

La dictadura con la decisión de un tribunal penal de prohibir la salida del país a miembros de la MUD, le toca la puerta a quienes no han sabido de escasez de medicinas, de falta de alimentos en sus mesas y la inseguridad no los ha tocado debido a las bondades que los cargos ofrecen.

Venezuela vive las horas más difíciles de su historia contemporánea,  la solución está en las manos de los venezolanos unidos en un solo objetivo, sin importar el color de la franela, el traje y el uniforme que porten, llego el momento de usar las herramientas constitucionales que la Carta Magna establece, los artículos 328, 333, y 350, es tiempo de llenar las calles en demanda de legítimos derechos, es tiempo de que los militares se pongan las botas porque la institución que representan esta en deuda con la sociedad venezolana.

Ya basta de poner la otra mejilla, cuando Jesús en el Sermón del Monte pronuncio la frase “poner la otra mejilla”, nunca dijo que un cristiano no se defendiera de agresores violentos, venezolanos llego el momento de defendernos de ladrones y agresores violentos, la decisión está en nuestras manos, esa decisión terminara con la angustia, la humillación y el irrespeto al que nos han sometido.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com

domingo, 16 de octubre de 2016

El monopolio de las armas y la responsabilidad que su empleo



Venezuela vive un desastre histórico en el que se libra una lucha por la sobrevivencia entre dos bandos, uno conformado por delincuentes y saqueadores que quieren a toda costa  conservar el poder que les brinda protección a los delitos que han cometido, y  otro conformado por un grupo de “rescatistas de libertad” que extrañamente no han empleado la supremacía que los respalda.

Nicolás Maduro ha desmembrado las instituciones del estado con un solo propósito, arrodillar a un pueblo que lucha por no claudicar, a pesar de ese valiente comportamiento el bando conformado por los “rescatistas de libertad” permiten que día a día la dictadura que se desnudo cuando inhabilito al Poder Legislativo, acorrale a los venezolanos, ignoren su voluntad e imponga sus condiciones, la camarilla de dictadores avanza en su propósito mientras los diputados de la Asamblea Nacional hacen que la mayoría  retroceda.

En Venezuela existe un texto constitucional que es usado como traje a la medida por quienes usurpan el poder, la vigencia efectiva del texto constitucional en la situación que actualmente vive el país tiene que ser impuesto por quienes cuentan con una mayoría que los respalda, solos así los poderes públicos serán independientes y la relación con los ciudadanos será “justa”, el texto establece las formas y otorga  herramientas  contenidas en los artículos 333 y 350, actuar dentro de la Carta Magna es invocar y aplicar su articulado, mientras eso no ocurra, uno de los bandos continuara imponiendo su voluntad.

En el desastre que se encuentra Venezuela y el calvario que viven los venezolanos solo hay dos razones por las que no se invocarían y por consecuencia no se implementaría el articulado de la Constitución Nacional, una negociación velada donde los intereses particulares y partidistas de ambos bandos prevalecen a los del país, o un miedo que paraliza a los representantes de tirios y troyanos,  es la única forma de entenderlo porque los derechos no se negocian y la libertad es un derecho que hay que exigir sin miedo, porque si este sentimiento es superior a la sensación que produce la libertad, los venezolanos viviremos arrodillados ante piltrafas humanas.

En este caos del que no escapa ningún venezolano, la Fuerza Armada Nacional es un invitado obligado que fungirá como pilar decisorio, es la institución que posee el monopolio de las armas y lo que esto representa, también descansa en sus miembros la responsabilidad que su empleo produce, el derramamiento de sangre, y la sangre de ningún ser humano debe derramarse por defender a una dictadura que ultraja los derechos fundamentales, derechos por los que los están luchando los venezolanos.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com