domingo, 1 de mayo de 2016

Un zamuro cuidando carne



El pasado veintisiete y veintiocho del mes en curso, los venezolanos volvimos a dar una contundente demostración que tiene varios análisis,  estamos decididos que la dramática situación social y económica a la que nos ha llevado una camarilla de  delincuentes cambie, que estamos dispuestos ha agotar las instancias para salir de la crisis que los ahoga, pero sobre todo enviamos un solido mensaje al régimen y a la MUD,  mensaje que ambas partes ‘’ignoran”, el PSUV por miedo porque sin ninguna duda pueden expulsarlos del poder,  la razón de la MUD es una incógnita,  porque debería asumir la responsabilidad de la presencia de los venezolanos en las calles aún con el riesgo social que eso representa porque un pueblo desmovilizado en la calle es indetenible.

Durante los últimos diecisiete años el régimen ha actuado con una carta bajo la manga para conservar el poder, ocurrió en el año 2007 cuando a pesar de la negativa de los venezolanos a la reforma de la Constitución Nacional, de forma soterrada impuso los cambios que estaban sujetos a la consulta, en la victoria de Antonio Ledezma en la Alcaldía Mayor impusieron a Jaquelin Farías funcionario del régimen sobre al alcalde electo, a las decisiones de los diputados de la Asamblea Nacional electos por mayoría calificada se impone la Sala Constitucional del TSJ, un claro mensaje que al régimen forajido dirigido desde la Habana le sabe a estiércol la voluntad de los venezolanos.

No es solo el extranjero Presidente de Venezuela quien quiere impedir que se realice el Referendo Revocatorio que terminaría con la presencia del partido político oficialista PSUV en el poder, es el Vicepresidente de la Republica, son los poderes arrodillados al régimen, es la cúpula militar corrupta, son los saqueadores que propician la corrupción para beneficiarse del dinero de los venezolanos, son los chulos extranjeros que reciben dadivas por su silencio cómplice, aun así la fuerza que implica ésta mezcla compuesta por ladrones, chulos, cómplices y narcotraficante es insignificante al poder de un pueblo unido convencido que la calle es la única solución para salir de una dictadura  que no respeta caminos democráticos, se burla de ellos.

Los venezolanos han demostrado estar dispuestos al sacrificio para terminar con la tragedia que le ha impuesto una camarilla de malandros, la interrogante es, tiene la MUD acciones previstas para organizar a la sociedad venezolana para evitar que el Consejo Nacional Electoral se vuelva a burlar de la voluntad de los venezolanos, con estas palabras Nicolás Maduro puso a un zamuro a cuidar carne “designado Jorge Rodríguez, para revisar y verificar cada una de las firmas sobre el Referéndum Revocatorio que adelante la derecha apátrida” está muy claro cual será el destino del esfuerzo hecho por los venezolanos para recoger las firmas requeridas que activa está vía democrática.

Un viejo refrán reza “guerra avisada no mata soldados’’ el régimen como siempre fue claro, la MUD está avisada, cual será la estrategia teniendo como aliado el poder aplastante de un pueblo dispuesto a no seguir permitiendo que lo humillen e irrespeten, las agallas de quienes se han erigido como lideres no deben estar solo en la garganta,  la muerte de los venezolanos no solo ocurre cuando se derrama su sangre en las calles por la delincuencia  o en su lucha por la libertad,   se derrama también cuando  mueren por falta de medicinas y alimentos aunque no tiña las calles.

Cnel. (GN) Antonio Semprún
@antonio semprún
coronelantoniosemprun.blogspot.com

sábado, 16 de abril de 2016

Holocausto en Venezuela



Habrá quienes piensen que utilizar el termino “holocausto” para describir lo que ocurre en Venezuela es una exageración, pero no lo es, el termino describe con precisión lo ocurrido en la  Alemania de Adolf Hitler, en la que se produjo una matanza masiva de más de seis millones de judíos por el régimen nazi durante la segunda Guerra Mundial.

Durante el tiempo que el partido nazi permaneció en el poder,  millones de judíos murieron no solo en las cámaras de gas, también murieron  por enfermedad, por agotamiento físico, por hambre ó asesinados  debido a la política de intimidación, miedo y violación de Derechos Humanos con las que también exterminaron sus riquezas materiales y espirituales.

La grave situación social, política y económica que enfrenta Venezuela  como consecuencia del saqueo, la corrupción y el robo al que a sido sometida por una camarilla de rateros, hace que las cifras  superen las 250  mil muertes y asesinatos de venezolanos, lo que equivale decir que el Estado Portuguesa habría desaparecido durante los diecisiete años  en los que el PSUV partido político de la “revolución bonita” ha permanecido en el poder.

De este dantesco escenario es responsable un régimen raquítico que como un borracho se tambalea sin terminar de caer debido al apoyo de una cúpula militar corrupta y una oposición política, a la que para darle el beneficio de la dudad no se ha cuenta que el territorio nacional está convertido en un ambiente de penuria  y sacrificio donde en las interminables colas convertidas en ring de boxeo para encontrar un paquete de Harina Pan, las venezolanas traen un hijo al mundo y un hombre de la tercera edad muere de un infarto.

La falta de medicinas, la inseguridad desbordada convirtió a Venezuela en un país donde sus habitantes están legalmente desprotegidos y a merced de una delincuencia  que ha cotidianizado el asesinato y la muerte en complicidad con los poderes del estado  arrodillados a un régimen que les cambio el honor personal y profesional por dinero y cuotas de poder.

Venezuela es victima de un grupo de rateros que en su ambición por el poder ignora  que madres venezolanas se suicidan por la impotencia y la angustia que les  produce el hambre y la falta de medicinas que necesitan para combatir la enfermedad terminal que las ataca. Las calles venezolanas son los lugares desde donde se puede expulsar del poder a la dictadura que asesina a los venezolanos, pero aún  permanecen vacías.

Cnel (GN) Antonio Semprún
@antoniosemprún
coronelantoniosemprún.blogspot.com

domingo, 10 de abril de 2016

Un país gobernado por pranes

Venezuela, el país al que delincuentes emboscaron  para saquearlo y someter a su población a la barbarie,  vive amenazado por una lacra social autodenominada pranes que no solo esta conformada por quienes están ‘’presos’’ sino por quienes desde el poder que usurpan  despojan de sus derechos a los ciudadanos.

El miedo esta haciendo nido  en una población desatendida que se muere de mengua, en la que los médicos  inyectan morfina  a los pacientes que agonizan por falta de medicinas para evitarles el dolor antes de que mueran, el régimen  se burla del hambre a la que ha sometido a la población, les cambia dos bolsas de comida por una firma que utilizaran en el futuro para lo que les convenga.

El hampa ha convertido a Venezuela en zonas de lucha por control de territorio en las que los venezolanos son obligados a autoimponerse toques de queda para no estar a merced  de los  disparos entre las bandas delictivas que el régimen doto de armamento, motos y equipos de comunicación para que imponer el miedo como política de estado y se les insubordinaron.

Para evitar las protestas que producen la escasez y el desabastecimiento, la banda de rateros rojita impuso la ‘’necesidad’’ como estrategia para mantener a la población ocupada en subsistir en las condiciones que les impone, porque no compran lo que necesitan sino lo que encuentran, así transcurren los días de los venezolanos que se están acostumbrando a que la camarilla de delincuentes los siga pisoteando.

El juego esta trancado, los malandros que están en el poder manipulan los poderes del Estado para mantenerse en el, mientras los depositarios de la confianza del pueblo venezolano ven como las leyes que promulgan van a parar en la papelera en la que se ha convertido el  Tribunal Supremo de Justicia e insisten en un dialogo amañado.

La preocupación de los delincuentes por mantener el poder, los lleva a desempolvar a un Caballo de Troya, que en su ambición por darle a sus bolsillos la voluminosidad de su humanidad sugiere ideas para que se ignore la voluntad popular y dar al régimen una opción de deshacerse de la piedra en el zapato que representa la Asamblea Nacional.

El cocktail de inseguridad, corrupción y saqueo, crea el ambiente perfecto para que un pueblo patee en el trasero a la dictadura  que lo humilla, sin embargo no pasa nada, Nicolás Maduro no es el único responsable de la tragedia que viven los venezolanos, la tolerancia, la indiferencia y el trueque entre familiares y amigos de comida y medicinas  le alivia al régimen la humillación a la que nos han sometido como pueblo, mismas que nos hacen responsables en mayor o menor medida de la desgracia que vive Venezuela.

Cnel (GN) Antonio Semprún
@antoniosemprún

coronelantoniosemprun.blogspot.com  

domingo, 27 de marzo de 2016

Venezuela zona roja


No es normal que en un país que no está involucrado en una confrontación bélica sus habitantes vivan entre apagones de luz, bebiendo aguas contaminadas, esperando que  aparezcan alimentos para correr despavoridos a comprarlos  mientras  en esa carrera se pierda alguna vida en la estampida que produce la aparición.

En ese mismo país abunda la escasez, abunda la muerte debido a  la inseguridad desbordada,  se mueren los venezolanos sin importar su edad porque desaparecieron las medicinas y en los hospitales no hay equipos,  los que existen no funcionan  porque alguien se robo los reales.

Si  Venezuela no está en guerra, porque no hay medicinas, porque se tiene que marcar a los venezolanos en sus brazos  para impedir que repitan la compra de alimentos, porque tienen que esperar el día en el que termina el numero de su cedula de identidad para ir a los supermercados, porque tienen que hacer colas frente a las morgues  los únicos lugares donde hay abundancia.

A quien le duele el dolor del venezolano de a pie, le duele al Presidente de la Asamblea Nacional que ve en el rio revuelto una oportunidad de banda tricolor, son elocuentes las fotos que muestran a una futura familia presidencial, le duele a la mayoría de los nuevos ediles apabullados por la veteranía y la condición de zorro de viejo de quienes tras bastidores han negociado y entregado el país y la tranquilidad de sus ciudadanos a cambio de beneficios personales y partidistas,  han transcurrido más de tres meses desde su toma de posesión y se han encontrado con una putrefacta pared jurídica el TSJ, que los ha maniatado mientras un pueblo dispuesto a luchar por sus derechos continua viviendo su calvario.

La tragedia que vive el país tiene responsables visibles y camuflados, los que desde hace más de una década  saquean a  Venezuela y tratan  a sus ciudadanos como  peones y quienes le hacen el juego a los saqueadores que los señalan con un dedo mientras tres los condenan.

El mesianismo tiene enfermo al pueblo venezolano, el emotivo discurso del cantante  Nacho en la Asamblea Nacional el día de la Juventud motivo expresiones como está, “Venezuela ha parido un nuevo líder”,  está condición mesiánica es conocida por “tirios y troyanos” lo que nos hace dependientes de un tercero que resuelva el problema que nos tiene esclavos del oficialismo y  la “oposición”.

Venezuela dejara de ser la zona roja en la que delincuentes y  cómplices la han convertido cuando sus víctimas que son las que viven en carne propia la desgracia que les impone un régimen hambreador y asesino  despierten y conviertan la calle en su hábitat natural hasta que los rateros que la humillan sean expulsados del poder.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
Coronelantoniosemprun.blogspot.com

domingo, 20 de marzo de 2016

Libertad y miedo


Desde hace diecisiete años Venezuela ha sido convertida en una carnicería en lo político, en lo social y en lo económico porque quienes se disfrazaron de mesías para llegar al poder están convencidos que lo que éticamente bueno para darle calidad de vida a un pueblo está reñido con lo convenientemente personal y partidista, para la camarilla de hampones que usurpan el poder el poder en el país lo conveniente es mantenerse en él a cualquier costo.

La lucha para conservarlo y por alcanzarlo  tiene al país en medio de una batalla de negociaciones bajo la mesa, mientras los venezolanos son víctimas de lo que de ellas resulten porque para quienes tienen llenos los estómagos y los medicamentos le son accesibles el tiempo no es una variable importante.

De nada sirven las leyes si no hay instituciones que las apliquen, de poco sirven funcionarios electos,  en quienes se deposita la confianza y la angustia de un pueblo, si estos no sienten en carne propia la realidad que viven en las calles que patean a diario quienes están esperando que actúen teniendo como prioridad sus angustias, sus necesidades y no sus aspiraciones personales.

Los dictadores tienen claros sus proyectos y en ellos no está el bienestar social, cuando los ven en peligro sacrifican al estado, por esa razón los venezolanos debemos entender que un país en crisis no necesita héroes que lo rescaten, necesita hombres y mujeres que luchen sin miedo para alcanzar el proyecto del que está siendo despojada  la sociedad venezolana, la libertad.

Además de la lucha que se libra entre poderes, en Venezuela se libra una  entre la libertad y el miedo, la libertad se está perdiendo ante el miedo que paraliza y que en oportunidades es interpretado como apatía, indolencia o desinterés, el miedo es una sensación de angustia ante la presencia de un peligro y la forma de reaccionar es huir, paralizarse o enfrentarlo  eso dependerá de los recursos que tenga a quien se le presente la situación.

Los venezolanos debemos elegir enfrentarlo porque la situación que se nos presenta es la perdida de la libertad y para evitarlo tenemos como recurso que somos una mayoría humillada por una camarilla de rateros  y para hacerles frente no necesitamos un profeta.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
Coronelantoniosemprun.blogspot.com 


sábado, 12 de marzo de 2016

Se lincha la libertad en Venezuela


Cuando  la violencia en cualquiera de sus formas se instala en una sociedad no es posible ignorarla, no hay forma o posibilidad de silenciar o tapar los escandalosos actos que la identifican,  la sociedad venezolana está  viviendo cada vez con más horror las diferentes formas de violencia que la lleva peligrosamente a la barbarie.

La  complicidad  e incapacidad para combatir la delincuencia en un  país gobernado por rateros hizo que  en Venezuela se perdiera el rumbo de la legalidad y el respeto a las leyes, la impotencia, la impunidad, el cansancio y el dolor que produce el desamparo legal llevó a los venezolanos a tomar la justicia por su mano, una actuación que carece de un proceso legal donde la sentencia es expedita y condenatoria.

La crisis enmarcada profundamente en lo político, social y económico  ha hundido durante estos últimos años a la sociedad venezolana en desacato debido a la altísima dosis de violencia  estructural, física, emocional y simbólica que ha convertido a víctimas en victimarios y a victimarios en victimas.

Cuando la violencia asesina a un director de corales de niños especiales, a veintiocho mineros o quema en la vía pública a un delincuente, es una sociedad que siente que las leyes no son aliadas ni  instrumentos de defensa de los ciudadanos, las ven como una amenaza por el uso y el abuso con el que son interpretadas por las instituciones de un Estado secuestrado por la ambición y el servilismo.

Venezuela está a merced de un sistema degenerado que heredo un despreciable extranjero que conduce a la sociedad venezolana a una profunda crisis de valores,  que en su instinto de sobrevivencia desconoce al sistema judicial corrupto que la dejó en manos de una delincuencia promovida como política de estado.

Las calles venezolanas se están convirtiendo en juzgados donde los linchamientos son la decisión colegiada de un pueblo huérfano de justicia, en un linchamiento  los presentes no se acusan entre sí porque  la decisión y  la acción  fue colectiva, la violencia no es  solución en ninguna sociedad sin embargo una multitud acorralada, humillada e irrespetada tiene derecho a linchar a un régimen criminal y estafador para expulsarlo del poder.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com

domingo, 6 de marzo de 2016

La lista para el 350


En Venezuela cada día los venezolanos amanecemos con un grado más de temperatura en la olla de presión que hierve por la desesperación, la angustia y la impotencia de un pueblo que no ve soluciones a la crisis que los pega contra la pared ante la lenta actuación de los representantes a quienes le impartieron una orden clara, queremos cambio y no tenemos tiempo que esperar.

La ambición de poder no solo es la sintomatología que tiene enferma a las sanguijuelas que están en el poder, es un virus que se contagia peligrosamente porque curarla requiere de tiempo y el venezolano que a diario sale a enfrentarse a la realidad que los consume no tienen tiempo, no bastan clases magistrales, ni dejar en silencio a la bancada del PSUV en el Hemiciclo donde secciona la Asamblea Nacional, los venezolanos  no comen ni se curan con eso.

No es tiempo de protagonismos, ni de campañas presidenciales, es tiempo de acciones concretas, después de diecisiete años pareciera que el muerto insepulto responsable de la desgracia que vive Venezuela continua ganando la partida con la máxima “divide et impera” divide y vencerás, ante la catástrofe que vive la nación a los nuevos diputados hay que preguntarles ¿Qué prevalece en ustedes, la libertad de Venezuela o el futuro de sus carreras políticas?

La respuesta pude resultarnos nauseabunda, porque  una banda de malnacidos  está destruyendo el pas frente a nuestras narices,  hay un pueblo entero exigiendo derechos, dispuesto a defenderlos y desde la comodidad de las sillas de la Asamblea Nacional se continua legislando y aprobando leyes que se estrellan contra el muro del servil TSJ integrado por delincuentes que dictaron  actos que violaron y menoscabaron los derechos garantizados en la Carta Magna, lo que los hace incurrir en responsabilidad civil, penal y administrativa según los casos, sin que les sirva de excusas órdenes superiores como lo establece el artículo 25 del texto constitucional.

Hay que asumir el rol ciudadano que el momento exige, el personal y el político tendrán que esperar a tener país, deben actuar contundentemente o serán un bagazo político al que se les entrego una oportunidad y la miopía que les produce la ambición de poder les impidió ver la montaña de estiércol que tenían enfrente y aún así decidieron tomarse tiempo  para limpiarla.

 Hay listas honorables como la de Oskar Schindler que salvo a más de mil doscientos judíos de morir en los campos de concentración alemanes, las hay también desgraciadas como la de Luis Tascón que condeno a miles de venezolanos por ejercer un derecho, en los momentos que vive la Venezuela una larga lista recoge las razones por las que la sociedad venezolana debe actuar motivada e invitada por quienes deben ejercer su trabajo como depositarios de la confianza del pueblo venezolano.

Son pocos los artículos de la Constitución Nacional que no han sido violados por quienes usufructúan el poder desde hace diecisiete años en Venezuela, la lista que respalda la aplicación del artículo 350 para actuar dentro de ella es muy larga, violación al derecho a la vida (art 43), a  libertad personal (art 44), a la integridad física (art 46), a la inviolabilidad del hogar (art 47), al secreto a las comunicaciones privadas (art 48), a reunirse pública o privadamente sin permiso (art 53), a la protección a través de los órganos ciudadanos (art 55), a la salud (arts 83/84), a la seguridad social (art 86), al trabajo (art 87), a un salario que permita vivir dignamente (art 91), a prestaciones sociales (art 92), a educación integral de calidad permanente (art 103), a la iniciativa privada (art 112), a la propiedad privada (art 115), a disponer de bienes de servicios de calidad (art 117) y el DERECHO A LA HUELGA (art 97).

El pueblo venezolano tiene derecho de vivir en libertad, tiene derecho a que lo respeten, tiene derecho a elegir su propio futuro, tiene derecho a que lo gobierne un venezolano.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com

sábado, 27 de febrero de 2016

Venezuela encañonada



La ambición por el poder y el terror que produce  quedar fuera de la protección que les brinda ante los delitos que han cometido en nombre del pueblo y del país  lleva de nuevo al Ministro de la Defensa a incurrir en otra violación flagrante a la Constitución Nacional y al ordenamiento jurídico vigente.

El Ministro de la Defensa ordeno mediante un documento denominado Guía de Planeamiento del Comandante Estratégico Operacional de la FANB,  “desconcentrar todo el armamento y munición que sea posible con el objeto de acercarlos a las Unidades y al pueblo, especialmente de la Milicia Bolivariana que requiere de la dotación de armas largas y municiones para elevar el apresto operacional. Hacer máximo uso de la instalaciones de la FANB existentes”.

Cuando impartió la orden de acercar el armamento y las municiones a un cuerpo de milicianos compuesto por civiles que no  integra  la FAN, creada mediante una Ley habilitante en el año 2007, con el fin de convertirla en el brazo armado defensor de la “revolución bolivariana” , el ministro incurre en delito al violar el artículo 324 de la Constitución Nacional.

Artículo 324 “Solo el Estado puede poseer y usar armas de guerra. Todas la que existan, se fabriquen o se introduzcan en el país pasaran a ser propiedad de la República sin indemnización ni proceso. La Fuerza Armada Nacional será la institución competente para reglamentar y controlar, de acuerdo con la ley respectiva la fabricación, importación, exportación, almacenamiento, transito, registro control, inspección, comercio, posesión uso de otras armas, municiones y explosivos”.

El comportamiento de Padrino López  obedece a su compromiso con la defensa  del fracasado proyecto político  que  destruye a Venezuela  encabezado por un extranjero en el país donde él ejerce el cargo de  Ministro de la Defensa, las armas que ordeno entregar a la Milicia Bolivariana no serán usadas para encañonar a los venezolanos,  este indigno militar no representa el sentimiento nacionalista de la oficialidad de los cuadros medios y la tropa de la institución armada que no han sido permeados por la corrupción y no se han revolcado en el servilismo y el deshonor a pesar de vivir a diario la tragedia que con su omisión y silencio cómplice le han impuesto a los venezolanos.

Un delincuente encañona a su víctima para abusar de ella, despojarla de sus pertenencias u obligarla a ceder ante sus demandas, Venezuela no será encañonada por una banda de sanguijuelas embriagadas de poder Padrino López, Nicolás Maduro y su régimen forajido  no  encañonaran a un pueblo unido  decidido a  que no le roben su futuro y su libertad.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
Coronelantoniosemprun.blogspot.com