domingo, 22 de mayo de 2016

En Venezuela no hay tiempo



La tragedia que arropa a los venezolanos se hace cada día más dolorosa y deja ver dos posiciones muy claras, la de la dictadura que se implanto en Venezuela que busca un claro objetivo definido en la frase atribuida a Maquiavelo “el fin justifica los medios” que significa que cuando el objetivo es importante cualquier medio para lograrlo es valido y la de la MUD que pareciera no saber en que palo ahorcarse mientras el pueblo venezolano se hunde en la desgracia de miseria y muerte.

En la canasta política en la que inicialmente incluyeron las opciones del Revocatorio, la Enmienda, una Constituyente, la renuncia de manera incompresible no cupo la de la duda cierta que Nicolás Maduro es extranjero, la vía más expedita para salir del sátrapa que usurpa el pode en Venezuela, se inclinaron por el revocatorio una vía que depende de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Tibisay Lucena y Aristóbulo Isturíz para que se realice en momentos en los que algunos de estos personajes ya dijeron que no habrá revocatorio ni en el 2017 ni en el 2030.

Así están las cosas en un país en emergencia, al desplome de aceptación del payaso indocumentado por su ineptitud e ignorancia ésta la creciente desesperanza de los venezolanos debido las actuaciones de los diputados electos a la AN que  perdieron el norte, olvidaron que no hay libertad sin una lucha comprometida, que la paz es el resultado de la conquistas y estas se logran escuchando la necesidad y el dolor de quienes los sentaron en sus curules y están dispuestos a apoyarlos en una acción real que los libere de los delincuentes que los humillan.

En Venezuela se instauro un régimen criminal, lo demuestra los más de doscientos cuarenta mil asesinatos ocurridos en el país, Caracas es  la ciudad mas peligrosa del mundo, esto ocurre mientras los lideres de la oposición continúan diciendo que no quieren que se derrame la sangre de los venezolanos y se inclinan por una protesta de marchas, banderas y pitos ante una dictadura asesina, habría que preguntarle a Henrique Capriles y a los miembros de la MUD de quien ha sido la sangre que este régimen miserable ha derramado en los últimos diecisiete años no solo a manos de sus mercenarios asalariados, sino la de los que han muerto por falta de un antibiótico o de un simple jarabe de acetaminofen.

El tiempo de los políticos de oficio no es el tiempo de los miles de venezolanos que están muriendo de hambre, que no tienen  champú, desodorante, ni cerveza; Venezuela tiene un cáncer que ha hecho metástasis y los diputados de la Asamblea Nacional pretenden combatirlo haciendo gargarismos o tomando te verde,  mientras de manera mezquina apuestan a fortalecer los partidos políticos a los que pertenecen, no han querido  entender que el único partido al que hay que apostarle todo en este momento es Venezuela.

La prioridad es el país, no es tiempo de debatir es tiempo de definir, así entendieron los estudiantes y la sociedad venezolana que han demostrado no estar resignados, solo falta que los políticos pico de plata dejen de lado sus aspiraciones presidenciales y entiendan que para devolverle la libertad y derechos a los ciudadanos de un país, primero hay que sacar del poder a la escoria que lo controla.

La “ceguera” de quienes insisten en transitar caminos donde la dictadura es fuerte en fraudes electorales, violaciones a los Derechos Humanos y muerte, mientras ignoran el enorme poder de un pueblo unido y decidido los convierte en cómplice de un régimen  desgraciado.

Cnel (GN) Antonio Semprún
@antoniosemprún
coronelantoniosemprún.blogspot.com

sábado, 14 de mayo de 2016

Venezuela está gritando libertad



Con la aprobación del Estado de Excepción y de Emergencia Económica Nicolás Maduro vuelve a las andadas, no hay nada nuevo en la extensión del decreto que no este ocurriendo en el país y que no sea la flagrante manipulación de la Constitución  Nacional por este régimen corrupto y la aparición en el escenario político y social de la figura del Referendo Revocatorio, escenario sobre el que cerraron fila todos los sectores que se rejuntan bajo la protección del paragua que les brinda impunidad a los delitos que han cometido y continúan cometiendo.

La situación que vive Venezuela promovida por verdugos embriagados de poder tiene un objetivo claro, continuar engordando sus cuentas bancarias en bancos extranjeros y  terminar de saquear el erario publico sin importarles que los venezolanos mueran de mengua y que el mundo nos conozca por la imágenes en las que se ve a un grupo de personas peleándose en una cola para comprar comida, o a una turba saqueando un camión sin saber que hay en su interior.

El pueblo venezolano no merece vivir lo que está viendo, es un pueblo noble de convicción democrática, un pueblo de fe al que no le dejaron otra opción que salir a la calle a luchar, a protestar en busca de una salida al maremágnum en el que lo tiene metido una camarilla de malandros dispuestos a cerrarle todas las vías que lo lleven a volver a ser dueños de su propio destino, los venezolanos no merecemos el gobierno que tenemos porque es un gobierno conformado por delincuentes criminales que gobiernan como reyes sin corona negados a rendir cuentas ante la justicia.

Hay algo que no tiene vuelta atrás en la lucha entre un régimen ineficiente y corrupto y la desesperación  de quienes ya no tienen nada que perder, es la convicción de que hay que estar en la calle porque es la única salida y eso tiene que entenderlo quienes recibieron el mandato de representarlos y defenderlos. “El pueblo es la voz de Dios, y cuando Dios manda hasta el diablo debe obedecer”.

Ninguna sociedad que tenga satisfechas sus necesidades básicas ve en la calle el único espacio para expresar su inconformidad ante la violación de sus derechos fundamentales, eso ocurre cuando las “autoridades” que tienen la obligación de protegerla y brindarle paz y tranquilidad incumplen ese mandato constitucional a cambio de beneficios e intereses personales.

Las ultimas demostraciones dadas por el pueblo venezolano cuando tomaron las  calles exigiendo que se respeten sus derechos, y la represión de la que ha sido objeto por parte del moribundo régimen presagia un desenlace en el que la fuerza del pueblo unido se llevara por delante a la camarilla de delincuentes que lo irrespeta y a quienes no han querido escuchar sus gritos de libertad.

Cnel (GN) Antonio Semprún
@antoniosemprún
coronelantoniosemprún.blogspot.com

domingo, 8 de mayo de 2016

El Estado soy yo



Venezuela vive hoy los tiempos del Rey Luis XIV, quien encarno durante el tiempo que duro su reinado un régimen absolutista y centralizado, la frase que pronuncio el 13 de Abril de 1655 ante el Parlamento de Paris. “El Estado soy yo” significa que el gobernante encarna al Estado, que su voluntad es la suprema ley y que resume en su persona todos los atributos y potestades estatales, es la expresión mas pura de la concepción autocrática de la vida política. (Enciclopedia de la política de Rodrigo Borjas).

Han sido diecisiete años de goteo comunista sobre Venezuela, goteo que formo un profundo lago de miseria, hambre, muerte, frustración y éxodo, debido a que  quien llego al poder engañando a los venezolanos y quienes lo heredaron sufren de una patología obsesiva para mantenerse en el que los ha llevado a sacrificar la estabilidad social y económica del país a costa de mezquinos intereses personales.

Los delincuentes que integran los poderes del estado que están arrodillados al régimen y los responsables de la debacle que enfrenta el país, expresan desde las posiciones de poder que ocupan su voluntad para dejar ver que en Venezuela se hace lo que a ellos les conviene y pretenden hacer ver, que la tragedia que vive el pueblo es responsabilidad del imperio y de los venezolanos por “ambiciosos” en la compra de alimentos, medicinas y artículos del aseo diario.

Así lo demostró Diosdado Cabello cuando llamo a los funcionarios públicos a dejar sus cargos por haber firmado para que se active un Referendo Revocatorio en contra del régimen que los irrespeta y humilla, mientras él, en los cargos que ha ocupado  saqueó el erario público, lo que le permite pagar una costosa demanda contra del diario norteamericano The Wall Street Journal que publico que era investigado por narcotráfico, hizo lo propio el embajador en la OEA Bernardo Álvarez cuando dijo que en Venezuela no hay crisis humanitaria, su cómodo sillón en la OEA no le permite ver la crisis que enfrentan sus compatriotas, la oculta para defender al régimen asesino del que forma parte  que le llena el estomago y los bolsillos de dólares sin importarle que Venezuela este enferma y con hambre.

Tibisay Lucena y siete malandros del TSJ ignorarán cualquier acto que atente contra su status quo, en la papelera en la que se ha convertido la Sala Constitucional del TSJ están las leyes promulgadas por la Asamblea Nacional mientras el CNE se prepara para modificar el reglamento que rige los Referendos Revocatorios. Ante el bloqueo que impone el régimen forajido para burlar la decisión de los venezolanos, la opción constitucional por la que debe optar el poderoso Poder Legislativo que cuenta con el respaldado de más de siete millones de venezolanos debe ser “desconocer” al régimen que ha contrariado los valores, principios y garantías democráticas y ha menoscabado los derechos humanos.

La solicitud para que se active la Carta Democrática contra Venezuela debe ser una acción paralela a la invocación del articulo 350 de la Constitución Nacional teniendo en cuenta que la Carta Democrática considera componentes fundamentales de la democracia, la trasparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión  publica, el resto de los derechos sociales, la libertad de expresión y de prensa, el respeto por los Derechos Humanos,  las libertades fundamentales y la separación de los poderes públicos, la inexistencia de estas condiciones en un país miembro constituye una alteración del orden constitucional que  afecta “gravemente” su orden democrático.

Cnel (GN) Antonio Semprún
@antoniosemprún
coronelantoniosemprún.blogspot.com

domingo, 1 de mayo de 2016

Un zamuro cuidando carne



El pasado veintisiete y veintiocho del mes en curso, los venezolanos volvimos a dar una contundente demostración que tiene varios análisis,  estamos decididos que la dramática situación social y económica a la que nos ha llevado una camarilla de  delincuentes cambie, que estamos dispuestos ha agotar las instancias para salir de la crisis que los ahoga, pero sobre todo enviamos un solido mensaje al régimen y a la MUD,  mensaje que ambas partes ‘’ignoran”, el PSUV por miedo porque sin ninguna duda pueden expulsarlos del poder,  la razón de la MUD es una incógnita,  porque debería asumir la responsabilidad de la presencia de los venezolanos en las calles aún con el riesgo social que eso representa porque un pueblo desmovilizado en la calle es indetenible.

Durante los últimos diecisiete años el régimen ha actuado con una carta bajo la manga para conservar el poder, ocurrió en el año 2007 cuando a pesar de la negativa de los venezolanos a la reforma de la Constitución Nacional, de forma soterrada impuso los cambios que estaban sujetos a la consulta, en la victoria de Antonio Ledezma en la Alcaldía Mayor impusieron a Jaquelin Farías funcionario del régimen sobre al alcalde electo, a las decisiones de los diputados de la Asamblea Nacional electos por mayoría calificada se impone la Sala Constitucional del TSJ, un claro mensaje que al régimen forajido dirigido desde la Habana le sabe a estiércol la voluntad de los venezolanos.

No es solo el extranjero Presidente de Venezuela quien quiere impedir que se realice el Referendo Revocatorio que terminaría con la presencia del partido político oficialista PSUV en el poder, es el Vicepresidente de la Republica, son los poderes arrodillados al régimen, es la cúpula militar corrupta, son los saqueadores que propician la corrupción para beneficiarse del dinero de los venezolanos, son los chulos extranjeros que reciben dadivas por su silencio cómplice, aun así la fuerza que implica ésta mezcla compuesta por ladrones, chulos, cómplices y narcotraficante es insignificante al poder de un pueblo unido convencido que la calle es la única solución para salir de una dictadura  que no respeta caminos democráticos, se burla de ellos.

Los venezolanos han demostrado estar dispuestos al sacrificio para terminar con la tragedia que le ha impuesto una camarilla de malandros, la interrogante es, tiene la MUD acciones previstas para organizar a la sociedad venezolana para evitar que el Consejo Nacional Electoral se vuelva a burlar de la voluntad de los venezolanos, con estas palabras Nicolás Maduro puso a un zamuro a cuidar carne “designado Jorge Rodríguez, para revisar y verificar cada una de las firmas sobre el Referéndum Revocatorio que adelante la derecha apátrida” está muy claro cual será el destino del esfuerzo hecho por los venezolanos para recoger las firmas requeridas que activa está vía democrática.

Un viejo refrán reza “guerra avisada no mata soldados’’ el régimen como siempre fue claro, la MUD está avisada, cual será la estrategia teniendo como aliado el poder aplastante de un pueblo dispuesto a no seguir permitiendo que lo humillen e irrespeten, las agallas de quienes se han erigido como lideres no deben estar solo en la garganta,  la muerte de los venezolanos no solo ocurre cuando se derrama su sangre en las calles por la delincuencia  o en su lucha por la libertad,   se derrama también cuando  mueren por falta de medicinas y alimentos aunque no tiña las calles.

Cnel. (GN) Antonio Semprún
@antonio semprún
coronelantoniosemprun.blogspot.com

sábado, 16 de abril de 2016

Holocausto en Venezuela



Habrá quienes piensen que utilizar el termino “holocausto” para describir lo que ocurre en Venezuela es una exageración, pero no lo es, el termino describe con precisión lo ocurrido en la  Alemania de Adolf Hitler, en la que se produjo una matanza masiva de más de seis millones de judíos por el régimen nazi durante la segunda Guerra Mundial.

Durante el tiempo que el partido nazi permaneció en el poder,  millones de judíos murieron no solo en las cámaras de gas, también murieron  por enfermedad, por agotamiento físico, por hambre ó asesinados  debido a la política de intimidación, miedo y violación de Derechos Humanos con las que también exterminaron sus riquezas materiales y espirituales.

La grave situación social, política y económica que enfrenta Venezuela  como consecuencia del saqueo, la corrupción y el robo al que a sido sometida por una camarilla de rateros, hace que las cifras  superen las 250  mil muertes y asesinatos de venezolanos, lo que equivale decir que el Estado Portuguesa habría desaparecido durante los diecisiete años  en los que el PSUV partido político de la “revolución bonita” ha permanecido en el poder.

De este dantesco escenario es responsable un régimen raquítico que como un borracho se tambalea sin terminar de caer debido al apoyo de una cúpula militar corrupta y una oposición política, a la que para darle el beneficio de la dudad no se ha cuenta que el territorio nacional está convertido en un ambiente de penuria  y sacrificio donde en las interminables colas convertidas en ring de boxeo para encontrar un paquete de Harina Pan, las venezolanas traen un hijo al mundo y un hombre de la tercera edad muere de un infarto.

La falta de medicinas, la inseguridad desbordada convirtió a Venezuela en un país donde sus habitantes están legalmente desprotegidos y a merced de una delincuencia  que ha cotidianizado el asesinato y la muerte en complicidad con los poderes del estado  arrodillados a un régimen que les cambio el honor personal y profesional por dinero y cuotas de poder.

Venezuela es victima de un grupo de rateros que en su ambición por el poder ignora  que madres venezolanas se suicidan por la impotencia y la angustia que les  produce el hambre y la falta de medicinas que necesitan para combatir la enfermedad terminal que las ataca. Las calles venezolanas son los lugares desde donde se puede expulsar del poder a la dictadura que asesina a los venezolanos, pero aún  permanecen vacías.

Cnel (GN) Antonio Semprún
@antoniosemprún
coronelantoniosemprún.blogspot.com