sábado, 5 de noviembre de 2016

Palo, palo y palo


Nadie puede decir después de transcurridos diecisiete años de humillación e irrespeto que el pueblo venezolano es un pueblo cobarde o que merece la podredumbre de gobierno que hoy lo dirige, debió transcurrir más de una década para que nos diéramos cuenta de lo que había ocurrido ya hacia algunos años, que la pirámide se había invertido, que quienes desean vivir en libertad son mayoría.

La democracia además de lo que representa como sistema político, es para las sociedades una necesidad, una responsabilidad que no tiene fecha de caducidad así pequeños grupos de sátrapas se empeñen en usarla como paraban para disfrazar una dictadura.

Para las dictaduras el poder es como la carroña para las aves de rapiña pelearan con garras y picotazos para no soltarla porque de ella se alimentan, en el caso de los dictadores el poder lo usan para delinquir y negociar, no es una opción soltarlo, por eso maniobran, engañan y manipulan cualquier acción que conduzca al sistema que destruyen.

El dialogo en el que es mediador de buena fe el Vaticano, ha sido una ruleta rusa que dio unas bocanadas de oxigeno a la dictadura de Nicolás Maduro, los títeres de los Castro en Venezuela jamás transitaran la vía democrática, no se va al campo a perder una batalla y menos cuando la correlación de fuerza es diez a tres, donde ese tres pinta rojo no por ser el enemigo, la dictadura sabe que en el camino por el rescate de la democracia perderá todo a lo que se enfrente, por eso no habrá Referendo Revocatorio.

Sin  embargo la terrible situación que viven los venezolanos no aguanta más, ni las pretensiones de Nicolás Maduro de continuar en el poder, ni el “poner la otra mejilla” por parte de quienes tienen que alimentarse de los desperdicios de comida que encuentran en bolsas de basura para no morir de hambre y de quienes a diario ven morir a sus hijos y a otros seres queridos porque no encuentran medicinas.

El noble pueblo de Venezuela lleva diecisiete años llevando palo, palo y palo, ha cumplido contra viento y marea cuando le han llamado a llenar las calles, ha sido paciente, ha confiado, se ha sacrificado, el venidero once de Noviembre la dictadura debería “cumplir” lo acordado en las mesas de dialogo, de no hacerlo quedara en evidencia dos cosas, la condición totalitarista del régimen  o la condición democrática de la oposición, desde ese momento cualquier acción para restituir la democracia en Venezuela estará justificada.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com    

domingo, 23 de octubre de 2016

La dictadura les toco la puerta


El nuevo zarpazo que  mediante medidas precautelativas de cinco tribunales penales regionales le dieran a la democracia en Venezuela al paralizar el proceso para activar el Referéndum Revocatorio, decisión que el Consejo Nacional Electoral (CNE) en “apego  al marco constitucional” acató, es un paso más de la dictadura que termino de quitarse la mascara que los “lideres” políticos de la oposición se empeñaban en no ver.

Esta decisión evidencia que la salida a la crisis que vive el país no es electoral, las dictaduras no se miden democráticamente porque  el desprecio y el odio que muestran por el pueblo que humillan y  dejan morir de mengua para favorecer a su anillo más intimo hace que pierdan su apoyo y su respeto.

La dictadura no ha sido la única que ha pisoteado a los venezolanos, lo ha permitido la falta de un liderazgo homogéneo y contundente, que con acciones lentas e ingenuas a pesar de tener una mayoría de ciudadanos respaldándolos han permitido  que una banda de malhechores  destruya la vida de los venezolanos y el futuro del país.

Diosdado Cabello en una alocución nacional expresó “no nos vamos a dejar tumbar” pero resulta que la dictadura esta caída, esta sostenida por el minúsculo apoyo de una cúpula militar corrupta y la falta de acciones contundentes por parte de quienes recibieron el 6D un mandato popular  y no han logrado estar a la altura del momento histórico que demanda el país.

La dictadura con la decisión de un tribunal penal de prohibir la salida del país a miembros de la MUD, le toca la puerta a quienes no han sabido de escasez de medicinas, de falta de alimentos en sus mesas y la inseguridad no los ha tocado debido a las bondades que los cargos ofrecen.

Venezuela vive las horas más difíciles de su historia contemporánea,  la solución está en las manos de los venezolanos unidos en un solo objetivo, sin importar el color de la franela, el traje y el uniforme que porten, llego el momento de usar las herramientas constitucionales que la Carta Magna establece, los artículos 328, 333, y 350, es tiempo de llenar las calles en demanda de legítimos derechos, es tiempo de que los militares se pongan las botas porque la institución que representan esta en deuda con la sociedad venezolana.

Ya basta de poner la otra mejilla, cuando Jesús en el Sermón del Monte pronuncio la frase “poner la otra mejilla”, nunca dijo que un cristiano no se defendiera de agresores violentos, venezolanos llego el momento de defendernos de ladrones y agresores violentos, la decisión está en nuestras manos, esa decisión terminara con la angustia, la humillación y el irrespeto al que nos han sometido.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com

domingo, 16 de octubre de 2016

El monopolio de las armas y la responsabilidad que su empleo



Venezuela vive un desastre histórico en el que se libra una lucha por la sobrevivencia entre dos bandos, uno conformado por delincuentes y saqueadores que quieren a toda costa  conservar el poder que les brinda protección a los delitos que han cometido, y  otro conformado por un grupo de “rescatistas de libertad” que extrañamente no han empleado la supremacía que los respalda.

Nicolás Maduro ha desmembrado las instituciones del estado con un solo propósito, arrodillar a un pueblo que lucha por no claudicar, a pesar de ese valiente comportamiento el bando conformado por los “rescatistas de libertad” permiten que día a día la dictadura que se desnudo cuando inhabilito al Poder Legislativo, acorrale a los venezolanos, ignoren su voluntad e imponga sus condiciones, la camarilla de dictadores avanza en su propósito mientras los diputados de la Asamblea Nacional hacen que la mayoría  retroceda.

En Venezuela existe un texto constitucional que es usado como traje a la medida por quienes usurpan el poder, la vigencia efectiva del texto constitucional en la situación que actualmente vive el país tiene que ser impuesto por quienes cuentan con una mayoría que los respalda, solos así los poderes públicos serán independientes y la relación con los ciudadanos será “justa”, el texto establece las formas y otorga  herramientas  contenidas en los artículos 333 y 350, actuar dentro de la Carta Magna es invocar y aplicar su articulado, mientras eso no ocurra, uno de los bandos continuara imponiendo su voluntad.

En el desastre que se encuentra Venezuela y el calvario que viven los venezolanos solo hay dos razones por las que no se invocarían y por consecuencia no se implementaría el articulado de la Constitución Nacional, una negociación velada donde los intereses particulares y partidistas de ambos bandos prevalecen a los del país, o un miedo que paraliza a los representantes de tirios y troyanos,  es la única forma de entenderlo porque los derechos no se negocian y la libertad es un derecho que hay que exigir sin miedo, porque si este sentimiento es superior a la sensación que produce la libertad, los venezolanos viviremos arrodillados ante piltrafas humanas.

En este caos del que no escapa ningún venezolano, la Fuerza Armada Nacional es un invitado obligado que fungirá como pilar decisorio, es la institución que posee el monopolio de las armas y lo que esto representa, también descansa en sus miembros la responsabilidad que su empleo produce, el derramamiento de sangre, y la sangre de ningún ser humano debe derramarse por defender a una dictadura que ultraja los derechos fundamentales, derechos por los que los están luchando los venezolanos.

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com

domingo, 9 de octubre de 2016

Inmoralidad y burla


 La frase atribuida a Winston Churchill “cada pueblo tiene el gobierno que merece” no incluye en su radar al pueblo venezolano, por una razón sencilla, el pueblo venezolano  no merece un gobierno dirigido por mercenarios, por delincuentes, por saqueadores por proxenetas que convirtieron la vida de un pueblo noble en un calvario que tienen que recorrer cada día.

Los venezolanos han respondido con valentía al llamado que le han hecho quienes asumieron la responsabilidad de protegerlo, quienes han copiado la mala costumbre de ofrecer lo que no son capaces de cumplir aún cuando detrás de ellos hay millones de almas dispuestas a luchar para recuperar la dignidad y el respeto que como pueblo merecemos.

Lo que no merece el pueblo de Venezuela son vendedores de promesas “incapaces” de leer la angustia que viven millones de ciudadanos, “incapaces” de entender que la libertad es el mayor lujo que puede permitirse un ser humano, y eso no se negocia con una dictadura acostumbrada a despojar a los ciudadanos de los logros y los lujos que les ha permitido el sudor de su frente por generaciones.

 La seguridad y la paz de un colectivo debe, tiene que estar por encima de los intereses personales y partidistas de un grupo de individuos que no termina de entender la enorme responsabilidad que la mayoría les asigno y permiten basados en convenientes eufemismos que sigan muriendo venezolanos de hambre y por falta de medicinas ignorando contradictoriamente las herramientas a las que hacen referencia y que están contenidas en la Constitución Nacional.

Si algo ha caracterizado a la dictadura implantada en Venezuela es que siempre anuncia lo que hará,  en las redes sociales corre el rumor que el martes 10/11/2016 está convocada una plenaria del TSJ para presuntamente emitir una sentencia más en contra del Referendo Revocatorio, de ser cierto, esto tendría que ser la raya roja que los venezolanos debemos cruzar porque la paciencia de un pueblo tiene limite.

La inmoralidad y la burla de los delincuentes que usurpan el poder en Venezuela  tratan a los venezolanos como súbditos sobre los que se creen con el derecho de humillar usando la angustia y el hambre que le han impuesto mientras se envían toneladas de alimentos al pueblo haitiano que ciertamente las necesitan, pero que refleja la luz para la calle y la oscuridad en la casa, los venezolanos unidos debemos exigir nuestros derechos sin importar que Nicolás Maduro y su banda de hampones hayan erigido su trono sobre bayonetas, porque no podrá sentarse en el.


Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com  

domingo, 2 de octubre de 2016


En Venezuela llegamos al llegadero

A Venezuela una camarilla de lacras la adaptaron al guión de una película de terror, tiene el peor desempeño económico del mundo,  es el país más inseguro del mundo, tiene el mayor déficit fiscal del mundo, tiene el más grande e ilegal endeudamiento del mundo, tiene la mayor inflación del mundo, en conclusión un país donde vive una desgracia la gente más noble del mundo.

En ésta película millones de personas ven en la basura que se encuentra en las calles restaurantes ambulantes en los que hurgan para encontrar algo que los alimente, las mujeres venezolanas dan a luz en las colas que deben hacer frente a un supermercado o un centro hospitalario, en las morgues los cadáveres explotan por la escases de formol y la inoperatividad de  los equipos de refrigeración y las medicinas y los alimentos de  primera necesidad se convirtieron en artículos suntuosos en extinción.

La dictadura coloco un cerrojo a la decisión de cambio de los venezolanos, lo que los obliga a ejercer de manera contundente y sostenida el poder que como pueblo soberano tiene, no se quieren divisiones y eso implica dos cosas,  que quienes tienen la responsabilidad de ejecutar un mandato entiendan que el alargue del tiempo cobra cada día más victimas, y que hay una enorme masa humana dispuesta a cambiar esa situación que ésta a punto de convertirse en un tsunami que se llevara por delante a quienes han sido responsables de su tragedia y a quienes han sido incapaces de escuchar los gritos de necesidad del pueblo venezolano.

En Venezuela la desesperación y la impotencia están llegando al llegadero, la dictadura y sus actores se niegan a transitar el camino democrático, ante esa posición los millones de venezolanos que viven las consecuencias de su irracionalidad deben transitarlo unidos y en paz,  la Constitución Nacional no perderá vigencia si dejamos de observarla por una acto de fuerza que  desconozca a un régimen, legislación o autoridad que contrarié los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los Derechos Humanos, los artículos 333 y 350 de la Carta Magna así lo rezan.  

Cnel (GN) Antonio Semprun
@antoniosemprun
coronelantoniosemprun.blogspot.com